VITALIDAD

Consejos Sobre Energia y Salud

Absceso, ¿Qué es? causas, síntomas y como tratar

¿Qué es un absceso?

El absceso es una colección de pus localizada en algún tejido, el más conocido es el absceso localizado bajo la piel y en sus capas más profundas. Es un proceso inflamatorio agudo con acumulación de pus en alguna parte del cuerpo.

La región afectada por el absceso puede llegar a estar hinchada, dolorosa, rojiza, caliente y con una parte central amarillenta, lo que demuestra la presencia de pus. La mayoría de las veces, el pus es el resultado de alguna infección de la sangre que se expresa en la piel.

Absceso, ¿Qué es? causas, síntomas y como tratar

El absceso es diferente del forúnculo e incluso puede ocurrir en algunos órganos como el pulmón, el cerebro, los senos, el hígado, entre otros.

¿Que causa un absceso?

En la mayoría de los casos, el absceso es causado por infecciones bacterianas. El pus acumulado está formado por bacterias y células de defensa muertas durante el ataque del sistema inmunológico a los microorganismos invasores.

Los pacientes con diabetes presentan abscesos con más frecuencia. Por esta razón, las personas que tienen abscesos recurrentes o dificultades de curación deben consultar a un médico para descartar la posibilidad de diabetes.

El absceso requiere un tratamiento específico según su ubicación y extensión, y puede requerir la extirpación quirúrgica para drenar el pus presente en el sitio.

¿Cómo identificar un absceso?

Los principales signos y síntomas de un absceso son el dolor, el enrojecimiento, la hinchazón y el aumento de la temperatura local, que son los signos típicos de la inflamación.

Los síntomas del absceso empeoran a medida que el absceso estira el tejido y comienza a romperlo, como se observa en los abscesos de la piel.

El dolor causado por el absceso se debe a la presión que ejerzo sobre las terminaciones nerviosas. De ahí el alivio del dolor cuando el absceso se rompe o drena.

Cuando el absceso aparece en el interior del cuerpo, pueden manifestarse otros síntomas, como la fiebre.

También hay abscesos que se forman lentamente, sin que se manifiesten los signos y síntomas que caracterizan al absceso, como el dolor, el aumento de la temperatura local y el enrojecimiento.

Estos abscesos son causados principalmente por la bacteria que causa la tuberculosis y pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque son más frecuentes en la columna vertebral, la cadera, los ganglios linfáticos (nódulos linfáticos) y la zona genital.

¿Cuál es el tratamiento para el absceso?

El tratamiento del absceso depende de su ubicación y tamaño. El objetivo principal del tratamiento es drenar el pus para aliviar el dolor y calmar la infección. Se pueden indicar medicamentos para aliviar el dolor. El tratamiento de algunos abscesos se hace mediante cirugía para drenar el pus.

La aplicación de compresas calientes en la piel, en este tipo de abscesos, puede ayudar al drenaje, pero aumenta los riesgos de que la infección se extienda a los tejidos circundantes. En estos casos, se recomienda que la zona afectada permanezca en reposo. Cuando lo saque, el sitio debe ser cubierto con un vendaje seco.

Para más aclaraciones, consulte a un médico general o a un médico de familia.

Si te gustó, comparte en tus redes sociales
Te puede interesar
dermatitis, infecciones
Septiembre - 2021
inflamacion
Octubre - 2019
dolor
Octubre - 2019