VITALIDAD

Consejos Sobre Energia y Salud

Estos son los 7 errores que más se cometen en la cocina

Cuando preparamos alimentos prácticamente todo lo que hacemos es de manera mecánica, y estamos tan acostumbrados a ciertas cosas, que es probable cometer errores sin darnos cuenta. Nuestro deseo es que los platos que preparemos sean deliciosos y muy saludables. A continuación enumeramos los 7 errores que más se cometen en la cocina. Después de conocerlos, estoy seguro de que comenzarás a evitarlos. Varias indicaciones te ayudarán a tener una cocina más limpia y ordenada para los alimentos que vas a preparar.

1.La tabla de cortar

Este error es prácticamente mundial y por eso lo hemos dejado en el primer puesto. La tabla de cortar en tu cocina es utilizada para todo tipo de alimentos. Lo recomendable es que en tu cocina haya una tabla de cortar diferente para todos los tipos de productos. ¿Por qué sucede esto? La carne cruda muchas veces contiene parásitos y bacterias peligrosas para la salud, siendo necesario evitar el contacto superficial con otros alimentos. La tabla para cortar carne debe ser de plástico y no de madera, ya que la misma es difícil de limpiar una vez que absorbe los jugos segregados por las carnes. La limpieza incorrecta es capaz de provocar la proliferación de bacterias y la aparición de enfermedades como intoxicación alimentaria.

Estos son los 7 errores que más se cometen en la cocina

2.Cocinar papas en sopa

Cuando quieras preparar una sopa de pepino con papas o sopa de repollo y cilantro, hay una clave fundamental que nos dejará disfrutar del sabor de la sopa hecha. Y es el método de cocción de las papas, pues existen dos maneras de preparar sopa con papas:

  1. Hervir las papas antes de añadir cualquier alimento ácido (puré de pepino, col fermentada). Es fundamental que después de que las papas estén cocidas, se adicione los componentes ácidos de la sopa.
  2. Hervir las papas por separado en agua moderadamente salada. Una vez estén listas, se pueden incorporar a la sopa.

Las papas crudas hechas en la sopa solo se pondrán duras así hayan estado al fogón por muchas horas. Emplear las recomendaciones anteriores te ayudarán de un bochorno gastronómico.

3.Cómo preparar los frijoles

Al igual que muchas legumbres, los frijoles se deben remojar en agua durante mucho tiempo antes de cada consumo. Los frijoles son ricos en proteínas y otras propiedades nutricionales. Contienen lectinas que reducen la secreción de tripsina, una enzima que digiere las proteínas. Cuando hay déficit de tripsina se acelera la aparición de bacterias intestinales, que promueven las flatulencias graves, y dolores estomacales. También son ricos en estaquiosa y rafinosa, azúcares complejos que las enzimas producidas por el cuerpo humano no pueden digerir, son digeridos en el intestino grueso y, tras su descomposición, se forma hidrógeno y dióxido de carbono que provocan la formación de gases.

Si hay dolencias estomacales producto de la ingesta de frijoles, estas deben ser tratadas con hierbas y semillas de alcaravea o el tomillo.

Los frijoles deben remojarse en agua a temperatura ambiente por lo menos 6 horas antes de ser preparados, algunas personas consideran que el efecto de remojo hace que pierdan sus valores nutricionales. No obstante, hay que evitar el uso de agua caliente para el remojo porque así se acelera la perdida de importantes nutrientes, pero también hay que evitar su permanencia en el agua durante mucho tiempo porque se altera su sabor.

4.Guardar el aceite de oliva en botellas transparentes

El aceite de oliva es una grasa que contiene muchas vitaminas y minerales que la convierten en una importante fuente de alimentación. Debido a eso hay que protegerla de la luz. Cuando el aceite de oliva se guarda en una botella transparente en un sitio con mucha luz solar, pierde sus propiedades beneficiosas en la salud. Lo mejor es almacenar el aceite de oliva en botellas oscuras en un lugar con poca luz y fresco. El armario es un buen sitio, mucho mejor que el refrigerador, porque también debe evitarse las bajas temperaturas.

Si la temperatura es por debajo de los 8 grados, el aceite de oliva pierde su sabor y se vuelve turbio. En las tiendas es probable conseguir el aceite en este tipo de botellas, así que los mejor es comprar un aceite que venga en una botella más oscura. El resultado se traduce a un producto de mayor calidad.

5.Almacenamiento de la mantequilla

Al igual que el aceite de oliva, la mantequilla necesita condiciones de almacenamiento estables. La mantequilla es grasa animal con vida útil muy corta. Se daña rápidamente, por lo que su consumo no será apto para la situación de nuestro estómago. La mantequilla se debe almacenar lejos de la luz en un lugar fresco. La solución ideal para guardar la mantequilla es colocándola en el refrigerador, muy lejos de los factores externos que le provocan daños. La luz y el oxígeno aceleran la aparición de oxiesteroles, son derivados oxidados del colesterol cuya acción en el organismo se vincula, según algunas investigaciones, con el desarrollo de cáncer o aterosclerosis. Tienen fuertes propiedades que debilitan la síntesis de colesterol, lo que afecta negativamente las funciones inmunológicas.

6.Pelar frutas y verduras

Sabemos que las frutas y verduras antes de ser consumidas deben ser lavadas. Las bacterias presentes en ellas son responsables de graves enfermedades, incluso parasitarias que pueden llegar a ser peligrosamente mortales. También es necesario pelar algunas frutas y verduras antes de comerlas. Sin embargo, la mayoría de las verduras o las frutas, poseen una piel comestible. Un error muy común en la cocina es pelar verduras y frutas. La cáscara de varios de estos alimentos poseen nutrientes y muchas vitaminas. Claro está, este punto no aplica a los plátanos, cebollas y frutas cítricas. Sin percatarnos arrojamos a la cesta de basura importantes trozos de piel de algunos alimentos rechazando su aporte para la salud; te recomendamos comerlos con la mayor frecuencia posible o cocinarlos con la piel; descubrirás que además de conservar su aroma y sabor natural recibirás una mayor cantidad de minerales.

7.Tomates en el frigorífico

Los tomates son hortalizas muy sensibles a las bajas temperaturas. Son uno de los pocos alimentos que no deben almacenarse en condiciones refrigeradas porque pierden su sabor natural y aroma. Como muchas verduras y frutas, los tomates producen y secretan enormes cantidades de eteno, una hormona vegetal que acelera su maduración. Si guardas los tomates con otras verduras y frutas, solo lograrás que se maduren y se echen a perder más rápido.

Para concluir

Los errores que hemos citado con anterioridad son los que más se repiten alrededor del mundo, hay más, pero estos son los básicos en relación con el método de elaboración y almacenamiento de algunos alimentos. Por lo general creemos que cuando preparamos un plato o almacenamos un producto lo hacemos de la mejor manera y sin darnos cuenta, podríamos estar alterando la calidad del alimento, así como su sabor y beneficios en la salud.

Si te gustó, comparte en tus redes sociales
Te puede interesar
inflamacion
Octubre - 2019
bebidas, miel
Octubre - 2019
miel, bebidas
Noviembre - 2019