VITALIDAD

Consejos Sobre Energia y Salud

Grosella espinosa, ¿qué es, beneficios y cómo se usa?

La grosella es un fruto rojo rico en diversas vitaminas, minerales y compuestos antioxidantes. Su consumo ayuda a proteger la salud del corazón y de los ojos, a controlar la diabetes y a perder peso.

Además, los nutrientes que contiene ayudan a mejorar el aspecto de la piel y a mantenerla más joven y sana.

Grosella espinosa, ¿qué es, beneficios y cómo se usa?

¿Qué es la grosella espinosa?

La grosella espinosa es el nombre popular de algunos frutos del género Ribes. Se dividen en variedades blancas, rojas y negras, siendo este último tipo más conocido como cassis. Los frutos son pequeños y redondeados y tienen una piel translúcida. 

Son dulces y muy apreciados en forma de salsas, zumos, vinos o al natural y son ricos en varios compuestos antioxidantes y nutrientes esenciales.

La grosella espinosa se cultiva mucho en los países fríos de Europa, donde su consumo es muy popular.

¿Cuáles son los beneficios para la salud de la fruta?

Cada porción de 100 gramos tiene 1,4 gramos de proteínas, 14 gramos de hidratos de carbono y varios minerales como calcio, magnesio, hierro, potasio y fósforo.

También tiene grandes cantidades de vitaminas A y C, bajo valor calórico y una buena cantidad de fibra dietética.

Ayuda a controlar el peso

Uno de los principales beneficios de esta fruta es que ayuda a perder esos kilos de más de una forma sana y sabrosa.

El calcio, que se encuentra en la composición de la fruta, limita la absorción de las grasas y también actúa como termogénico, aumentando la temperatura corporal y el gasto calórico. 

Además, la grosella tiene pocas calorías. Lo que significa que su consumo no le hará ingerir más energía de la necesaria.

La presencia de fibra aumenta la sensación de saciedad y la expulsión de toda la grasa que no ha sido absorbida por el organismo.

Mejora el aspecto de la piel

Sí, comer la grosella también ayuda a dejar la piel más firme y hermosa. Esto ocurre por su composición nutricional, abundante en vitamina C.

La variedad roja, por ejemplo, tiene 41 ml de esta vitamina, lo que supone más de la mitad de la indicación diaria para una persona adulta.

Este micronutriente actúa estimulando la producción de nuevas células en el organismo, especialmente las que producen colágeno, que es una proteína responsable de la firmeza y la elasticidad de la piel.

Además, el consumo de esta fruta también sirve para prevenir la aparición de las temidas arrugas y manchas causadas por la exposición al sol, ya que estimula la renovación celular y la cicatrización.

Ayuda a la prevención de enfermedades del corazón

La grosella espinosa también tiene el beneficio de proteger y estimular el corazón, reduciendo los riesgos de accidentes cardiovasculares y otros problemas cardíacos.

Esta propiedad de la grosella se deriva de los diversos compuestos antioxidantes que se encuentran en la pulpa. 

Todas estas sustancias tienen en común el potencial de "secuestrar" las moléculas que causan daños celulares, los llamados radicales libres, impidiendo que circulen libremente por el organismo.

Esto sirve para proteger las células del corazón de la acción de los componentes nocivos, como es el caso de las grasas. Así, el consumo de alimentos antioxidantes puede reducir drásticamente los riesgos de desarrollar enfermedades cardiovasculares. 

Junto a estas sustancias están las fibras, que impiden la absorción de las grasas ingeridas, reduciendo los riesgos de problemas relacionados con el colesterol alto y la obstrucción de las arterias.

Controla los niveles de azúcar en sangre

Otro beneficio de esta poderosa fruta es el control de los niveles de azúcar en la sangre.

Algunos compuestos de la fruta son capaces de inhibir la liberación de las enzimas responsables de la transformación de los carbohidratos ingeridos en azúcar.

En el caso de las personas con diabetes mellitus de tipo 2, se trata de un mecanismo que no funciona correctamente y hace que se produzca más glucosa de la realmente necesaria, lo que provoca la enfermedad.

Así, el consumo de grosella ayuda a regular esta acción del organismo, al inhibir estas enzimas, manteniendo los niveles de azúcar liberados bajo control.

Pero no es sólo por esto que la grosella es beneficiosa para los diabéticos. La gran cantidad de fibra soluble de la fruta también dificulta la absorción de los carbohidratos, que se metabolizan en azúcar. Lo que proporciona el control de la enfermedad.

¿Cómo consumir?

La grosella puede consumirse al natural, utilizarse en la preparación de zumos, jaleas y salsas. También se utiliza en forma de jarabes para preparar bebidas alcohólicas.

El fruto se puede seguir consumiendo en forma de aceite, que se vende en cápsulas, y que tiene todos los beneficios y propiedades concentrados.

Si te gustó, comparte en tus redes sociales
Te puede interesar
vitaminas, aceitunas, semillas
Julio - 2020
vitaminas, salud
Diciembre - 2019
dolor
Octubre - 2019